Image Alt

Escritor

Las publicaciones del escritor de Emilio del Carril:

NOVELA
5 minutos para ser infiel… y otras divagaciones testiculares

En estos once cuentos sobre hombres con problemas sexuales, del Carril presenta el lado oculto del “macho”. Aclamadas por muchos, censuradas por otros, estas historias le impactarán.

(Nota: buscar la sipnopsis oiginal)

CUENTOS Y MICROCUENTOS
En el Reino de la Garúa (1era. edición 2012 y 2da. edición 2013)

En el Reino de la Garúa, el que cuente de corrido mil y un cuento durante diez noches (jornadas), será el Rey. En esta colección de 132 microcuentos, Del Carril presenta un abanico variado de historias que, aunque cortas en extensión, dejarán en el lector una prolongada sensación de sorpresa y perplejidad. En el Reino de la Garúa (2016) Primera Jornada. Entre soles, lunas, auroras y desamores.

(NOTA: seria bueno que la portada viniera con el sello del premio)

ANTOLOGÍAS 
  • Latitud 18.5: nuevas coordenadas de la narrativa en Puerto Rico
    • (Colaborador como coeditor y escritor)
  • Los nuevos caníbales Vol.3. Antología de la más reciente poesía del Caribe hispano (2003) 

    Junto a Rafael Grillo, Pedro Antonio Valdez y Emilio del Carril seleccionaron los textos e hicieron en el prólogo las palabras preliminares.

  • Algunos de sus cuentos han sido incluidos en las antologías Los otros cuerpos y Salta que salta.
 
 
 
 
 
OTROS
  • Como especialista en teoría de la narrativa, en la autoficción, el tema erótico-sagrado en la literatura y la microficción, ha presentado sus ponencias en México, Perú, República Dominicana, Argentina y Puerto Rico.
  • Sus artículos y trabajos creativos se han publicado en revistas, periódicos, periódicos electrónicos y portales de Internet en Dinamarca, México, Colombia, Argentina, Perú, Venezuela, República Dominicana y Puerto Rico.

 

 

SELECCIÓN DE CUENTOS BREVES Y MICROCUENTOS DE EMILIO

Brujerías

La acusaron de ser bruja porque la vieron surcar el cielo una noche. Cuando iban a quemarla, alzó vuelo. Iracundo, el inquisidor gritó que no dejaran escapar al endriago diabólico. En ese momento, dos sacerdotes, una monja y un seminarista se elevaron para atraparla.

La crema antiarrugas

La primera vez que se puso una pequeña porción de la crema antiarrugas que le compró al vendedor de un país extraño, se le desaparecieron las pequeñas líneas de expresión. Desesperado por obtener resultados más dramáticos, al otro día embadurnó toda su cara. Horas después, se le había borrado el rostro. Desde ese día, todas las mañanas se pinta una cara nueva con sus acuarelas de infancia. Su única limitación es salir de la casa en los días lluviosos.

Todos los hombres son iguales

Corrió despavorida por las calles cuando se percató que todos los hombres tenían el mismo rostro. Se ocultó entre unos arbustos. Allí, frente a frente, tropezó con uno de los clones. Al verla, él también fue presa de un pánico desmedido e irracional. De inmediato, el hombre corrió lejos mientras gritaba: “No puede ser, todas las mujeres son iguales”.

Sobre el origen de las manzanas rojas

Hace milenios, todas las manzanas eran verdes. Vivían felices, hasta que una de ellas, cansada de aguantar la irresistible pasión que le provocaba, besó ardientemente a su vecina. Ante el ósculo imprevisto (no rechazado, por cierto), la susodicha se sonrojó permanentemente. En ese momento, las demás manzanas comenzaron a besarse.

 

Hombre monosílabo

Hombre Monosílabo terminó abruptamente la entrevista cuando la sagaz reportera le preguntó por qué lo llamaban Hombre Monosílabo.

Las que el viento se llevó

Nimrod pronunció el conjuro. Un estrépito se escuchó por los confines. El viento comenzó a devolver todas las palabras que por siglos se había llevado. Las palabras, provenientes de todas las lenguas conocidas, se habían transformado en un suave polvillo multicolor que se fue amontonando en una gran torre. El primer rey coronado después del diluvio observó su obra y con orgullo gritó: “Babel”.

El recogedor de culpas

El recogedor de culpas caminaba por villas y poblados en la búsqueda de personas para extraerles el sentimiento que tanto les afectaba. A su paso dejaba un ambiente de alegría. Acomodaba las culpas en una cajita hecha por los dioses. Un día no pudo más con el peso de las culpas ajenas y renunció a su puesto. Como no consiguió sustituto, decidió deshacerse del envase. Después de muchas vacilaciones, le regaló la cajita a una muchacha llamada Pandora.

Miedos Diurnos

—Mamá, le temo mucho a la luz. Por favor, cierra bien las ventanas y las cortinas. La madre sonrió con ternura, le dio un abrazo al niño vampiro y cerró el ataúd.

Cambio de sexo

Llego hasta ti con humildad, con el corazón contrito, frustrado por la vida que he llevado. Me siento encerrado en este cuerpo, preso de mis limitaciones, con el peso de esta corona que me vuelve loco y de las miles de muertes que he superado. Sé benévolo, cercena lo que obstaculiza mis movimientos; no quiero ser una pieza inútil que apenas puede moverse un paso a la vez. Estoy en tus manos. La petición le fue concedida, el maestro artesano trabajó por horas. El Rey llegó convertido en la Reina. Ya en el tablero, se pronunció con seguridad y gallardía: —Ahora seré yo quien provoque el jaque mate.

(Notas: aquí se pondrán alrededor de 7 citas y comentarios breves de criticos y escritores sobre los diferentes libros mencionados) con los nombres de los escritores y libros 

El nuevo libro de Emilio Del Carril, titulado En el reino de la Garúa (2013) resulta un texto algo sorprendente (y exitoso) dentro del escenario cuentístico puertorriqueño de los últimos años.
Escritor y profesor

Dr. Luis Felipe Díaz

El nuevo libro de Emilio Del Carril, titulado En el reino de la Garúa (2013) resulta un texto algo sorprendente (y exitoso) dentro del escenario cuentístico puertorriqueño de los últimos años.
Escritor y profesor

Dr. Luis Felipe Díaz

Adhuc interesset eu mea, vix tale fierent neglegentur eu. Postea corrumpit ut cum, harum decore ea has, eum cu tritani lucilius. Et nec vide populo. Dicant torquatos et ius, percipit delicata vix cu, vis in nemore evertitur. Mel putent docendi eu.
Client

Eyre for Audible